Limpieza de paneles solares.

Actualizado: 3 oct

Siempre que llegan lluvias que traen arena del Sáhara, recibimos muchos mensajes sobre cuál es la mejor forma de quitar esa arenilla que queda sobre sus placas solares.

Si podría quitarla con una escoba barriendo o había que utilizar algún producto en específico. Es por ello que en este artículo hablaremos de esta y muchas otras dudas que hay sobre la limpieza y el mantenimiento de los paneles solares para que esto no se convierta en un mito de la energía solar .



¿Cómo limpiar una placa solar?


Vamos a empezar por la pregunta que nos encontramos normalmente que es la forma más óptima para limpiar una placa solar.

Realmente, no hace falta el uso de ningún producto especial, ni ningún aceite.

Lo único necesario es agua con un poco de jabón diluido y un trapo o un cepillo. Habrá que tener cuidado con los cepillos de hebras duras, porque puede dañar la superficie del panel, lo que a la larga perjudicará en su rendimiento.


El proceso para limpiar los paneles solares es el siguiente:

  1. Humedecer bien toda la superficie con un spray, manguera o cubo de agua, asegurándonos de que todo el polvillo o la arena que hay sobre nuestra placa está completamente mojado. Si intentamos quitar la arena estando seca, a parte de que será más complicado de que se limpie al completo, se pueden producir pequeños roces con las placas solares, dañando la superficie de la misma.

  2. Cuando esté todo húmedo, con el trapo o cepillo se procede a retirar la arenilla de la misma forma en la que limpiarías una ventana, haciendo movimientos circulares o verticales.


Puede ocurrir que necesitemos retirar algo más que la tierra o polvo, como pueden ser excrementos de pájaro, algo que es bastante común en ciudades donde abundan las tórtolas y las palomas.


En este caso, se debería humedecer el excremento hasta que este quede blando, y ahí ya retirarlo.


En el caso de contar con una manguera con agua a presión, podrías ahorrarte los pasos anteriores, ya que humedece la tierra o los excrementos y por la propia presión del agua estos desaparecen de la placa.


¿Cada cuánto tiempo hay que limpiar las placas solares?


Lo normal es limpiar los paneles solares entre 1 y 2 veces al año. Habitualmente las placas se limpian solas con la lluvia, es decir, el polvo habitual que se acumula se va en cuanto cae un poco de agua. En el caso de que baje mucho el rendimiento de las placas, como puede pasar en lugares en los que ‘llueve tierra’ o hay muchas aves sobrevolando la casa, habría que limpiar más a menudo.


De esta manera, ya que un panel muy sucio puede bajar en un quinto su rendimiento, se recomienda limpiar los paneles después de las lluvias de tierra y unas 3 o 4 veces al año para retirar excrementos de aves.


Para saber si el rendimiento de las placas se reduce a causa de la suciedad que tienen, te recomendamos consultar la simulación de generación de energía que te entregan los instaladores de Sunalizer en sus propuestas. Otra manera es contactar con un profesional para que compare tu producción de energía mensual con los datos de radiación solar en tu zona. En cualquier caso, siguiendo estas recomendaciones sobre limpieza frecuente de tus paneles, mantendrás un rendimiento alto de tu instalación.



¿Cuál es el elemento de una instalación que es más propenso a romperse?


Primero de todo, hemos de estar seguros de que al haber escogido los elementos que componen la instalación, contamos con materiales de primera calidad, es decir: placas, inversores, cableado, baterías en el caso de que hubiese… y que estos materiales tienen una garantía por si hubiese cualquier defecto de fábrica.


Si la instalación ha sido hecha por un profesional, no debería haber ningún problema eléctrico relacionado con las conexiones ni con el anclaje de las estructuras al tejado.

En cuanto a los equipos, el material que más expuesto está a los elementos es el panel solar, por lo que suele ser lo más propenso a romperse. No obstante, un buen panel solar tiene garantía de fabricación de 10 años y garantía de producción de energía de 25 años, por lo que aguanta 25-30 años sin problemas si se hace un buen mantenimiento. El inversor es el otro elemento crítico pues alcanza altas temperaturas en su funcionamiento. Es necesario que un instalador profesional lo coloque en un lugar adecuado y realice las conexiones de manera impecable.


Por ello, desde Sunalizer siempre comparamos distintos presupuestos, valorando más allá del precio la calidad de los equipos y la calidad del instalador. Queremos ayudarte a conseguir una instalación que a la larga no te cause problemas y sea rentable. Como dice la frase: lo barato sale caro.


¿Quién es el encargado de cambiar esas partes de la instalación que se estropean o que son defectuosas?


Dependerá de qué se rompe y cuándo se rompe. Si hay un defecto en la instalación por un error del instalador, y entra en las garantías de la instalación, el instalador ha de repararlo sin coste adicional.


Si lo defectuoso es un equipo (panel, inversor, protecciones…) seguramente la garantía del producto te cubra el nuevo equipo. Eso sí, te recomendamos que el equipo nuevo lo coloque el instalador que realizó tu instalación, pues es el que te ayudará a gestionar la garantía y quién conoce los trabajos que se hicieron. En este caso es posible que tengas que pagar las horas de trabajo por re-instalar el equipo defectuoso.


¿Qué hacer si tengo nieve encima de mis placas solares?



El frío le sienta de maravilla a tus placas solares pero es verdad que si hay nieve acumulada encima, tus placas solares no generarán energía.


Por otra parte, no te preocupes si ha nevado mucho, tus placas solares resisten la nieve y más, por lo que simplemente retirándola, la instalación quedará en perfectas condiciones.


Para limpiar la nieve, uno de los métodos más efectivos es echar agua con una manguera sobre las placas solares. De esta manera, la nieve se va derritiendo y va cayendo por la propia inclinación del tejado.

Otra técnica puede ser empujar la nieve con un palo de mocho u otro objeto. Eso sí, hay que evitar a toda costa usar objetos metálicos como palas porque se puede rayar la superficie de la placa y reducir su rendimiento a largo plazo.


Mantenimiento preventivo


El mantenimiento preventivo consiste en revisar la instalación para evitar fallos graves en el futuro. Al igual que llevas el coche a revisión, es recomendable inspeccionar tu instalación fotovoltaica anualmente.

Por lo tanto, es habitual que entorno a una vez al año vaya la persona que realizó la instalación fotovoltaica para revisar que todo sigue en perfecto estado y que no hay ningún fallo en el circuito eléctrico, que la superficie de los paneles se mantiene en buen estado, que el inversor funciona correctamente, que las protecciones eléctricas funcionan…


El tiempo afecta a todo y también desgasta tu instalación fotovoltaica. Con revisiones anuales, puedes evitar problemas muy graves en la instalación que a la larga cuestan más dinero que un buen mantenimiento preventivo.




1545 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo