top of page

¿Instalación solar aislada a la red o conectada a la red?

Actualizado: 9 dic 2022

La inflación y el aumento en los costes del gas ha hecho que nuestra factura se dispare hasta unos niveles que muchas empresas se han visto obligadas a cerrar y el invierno se plantea muy duro. Muchas familias tendrán que apagar su calefacción para que no les llegue una factura impagable. En una economía familiar, poder mantener el bienestar en casa sin tener que pagar más dinero es clave, y la energía solar actualmente es la única manera para conseguirlo.


Lo que debes saber sobre el coste de generación de una instalación


No negaremos que es una inversión fuerte, pero a través de los paneles solares podremos generar nuestra propia energía, cuyo precio de antemano está muy claro, ya que el coste se ejecuta al principio y gracias a los datos satelitales podemos estimar con una gran precisión la generación que tendremos en los próximos 25 años. De esta manera, sólo aquella energía que no viene de los paneles solares es la que compraremos de la red que estará sujeta a cambios por el mercado. Pero más de la mitad de la energía que consumiremos tendrá un precio mucho menor que el de la red.


Por hacernos una idea, el coste de generación de una instalación de paneles solares es de 50€/MWh, mientras que la de la red eléctrica lleva muchos meses por encima de los 100 incluso de los 200 €/MWh. Depender menos de la red es tener una factura más baja y predecible para el futuro, y esto se consigue instalando paneles solares. Pero no podemos fiarnos de la primera empresa instaladora que pase por la puerta. Es muy importante analizar todos los aspectos de dicha inversión, para tener la tranquilidad de que es la opción adecuada. Saber de antemano si la cantidad de paneles es la adecuada, si el instalador es de confianza y tiene buena experiencia, si el precio es justo, si los equipos son de calidad, si las garantías son suficientes, si nos instalarán en el tiempo adecuado, si tramitarán las subvenciones, licencias, legalización, etc. El desconocimiento del mercado y la tecnología nos puede llevar a equivocaciones en la decisión, pero tenemos que aplicar métodos objetivos que analicen todos estos aspectos y nos entreguen la seguridad y confianza suficiente en que la opción elegida es la mejor.


Para entender mejor qué tipo de instalación elegir hay que conocer los elementos que las componen:


Componentes Principales

  • Paneles solares (fuente de generación)

  • Inversor (transformador de energía).


Y, por otro lado, como componentes secundarios contamos con:

  • Optimizadores (ideales para las sombras)

  • Baterías. Con estos componentes se pueden realizar tanto instalaciones fotovoltaicas conectadas a la red como instalaciones fotovoltaicas aisladas de la red.




Autoconsumo fotovoltaico con o sin conexión a la red, ¿Cuál elegir?


Una instalación fotovoltaica no solo depende de las necesidades de consumo, también depende de los hábitos que tiene cada persona en particular. Por esto, tenemos a nuestra disposición distintas combinaciones de instalaciones.

Estas son las principales:


  • Instalación de autoconsumo convencional

Esta consta de paneles e inversor, la cual siempre se encontrará conectada a la red eléctrica. Su principal objetivo es reducir la factura de la electricidad y obtener una amortización lo más rápido posible. Este tipo de instalación es ideal para las personas que pueden adaptar sus hábitos de consumo con las horas de generación, y de esta forma, aumentar la energía autoconsumida y disminuir la energía exportada a la red.

Esto se debe a que las comercializadoras compran los excedentes mucho más barato de lo que los vende. Si necesitas ampliar tu información sobre la compensación de excedentes te animamos a seguir leyendo nuestro blog.

  • Instalación de autoconsumo con baterías

Se trata de una instalación convencional a la cual le añadimos un pequeño soporte de baterías. Este tipo de instalaciones son ideales para las personas que no pueden adaptar sus hábitos de consumo. El funcionamiento de esta instalación consiste en llenar las baterías para utilizar esa energía las horas que no hay luz o cuando el precio de venta de la energía sea el más alto.

A simple vista podríamos pensar que esta es la mejor opción, pero hay que tener en cuenta que las baterías son muy costosas, y pueden llegar a duplicar el coste de la instalación, y por lo tanto, aumentar el tiempo de amortización.

Pero, este tipo de instalación te permite reducir la factura eléctrica al mínimo. Esta factura nunca será de 0€ , ya que tendrás que pagar el término de potencia.

  • Instalación solar aislada

La instalación solar aislada se compone de los mismos componentes que la instalación de autoconsumo con baterías; sin embargo, se debe tener en cuenta un detalle muy importante, la instalación no se encuentra conectada a la red, es decir, si las baterías se encuentran descargadas y no hay generación solar, la vivienda no tendrá suministro de energía. Por ello, es necesario una mayor inversión de baterías (se calcula para que disponga de una autonomía de entre 72 y 96 horas), y una inversión más elevada de paneles solares (así se podrán cargar las baterías con los excedentes de la instalación).

Hoy en día, este tipo de instalaciones solo se recomienda en los casos que por un lado, no se disponga de un punto de acceso a la distribuidora, o por otro lado, que cuenten con un grupo electrógeno que sirva como apoyo a la instalación y no sea necesaria tanta inversión.



Preguntas frecuentes sobre instalaciones aisladas


¿Cómo puedo saber qué potencia necesita mi instalación aislada?


En primer lugar, es necesario conocer qué elementos se desea alimentar. No va a ser la misma instalación de una casa que tenga un suelo radiante frente a una que no. Se deben tener en cuenta todos los aparatos eléctricos que se encuentran en la vivienda para sumar sus potencias y saber cuál va a ser el pico máximo de potencia. Este valor se suele multiplicar por un coeficiente de simultaneidad que oscila entre 0.6 y 0.8, ya que en raras ocasiones se van a encontrar todos los receptores consumiendo en su máxima potencia.


¿Puedo cambiar mi instalación conectada a la red a una instalación aislada?


La respuesta no es exacta, por lo tanto, depende de cada caso. Por lo general, cuando se realiza una instalación conectada a la red, se instalan inversores preparados para dicha instalación. Este tipo de inversores copian la señal de corriente alterna que llega de la red para replicarla dentro de la vivienda. Si deseas convertir esta instalación en aislada, necesitarás saber si el inversor es capaz de generar esta onda.